lunes, 9 de octubre de 2017

[Reescribiendo El Despertar de la Fuerza] 2: Recuerdos y Poe Dameron





2

El anciano le sirvió un amargo brebaje de raíces en un pequeño vaso artesanal de cerámica. Poe Dameron miró el tono violáceo de la humeante bebida y se vio obligado a darle un trago para no resultar descortés. Tal y como esperaba, el sabor a rayos de la infusión le hizo torcer el gesto pero según avanzaba hasta su estómago liberó una sensación refrescante y aromática en su garganta que le animó a terminarse el vaso.
—Temo decirle que son muy pocos los que recuerdan a la Orden Jedi y menos aún los que creen en la Fuerza —le dijo Poe al anciano, que estaba aparentemente concentrado en la preparación de algún otro refrigerio para su invitado—. De hecho, si no fuera por la general, yo tampoco lo haría. Si ella cree que él puede ayudarnos en la lucha, haré lo que esté en mi mano por encontrarle.
—Estoy seguro de que ella te ha elegido por algo más que por tus habilidades en combate. Y seguro que te habrá dado más detalles de la naturaleza de esta misión —dijo el hombre de espaldas desde el otro extremo de la habitación. Se volvió—. Por eso, si te vas a embarcar en esta empresa, necesito saber si alcanzas a comprender su magnitud y las implicaciones que conlleva. Dime, joven Dameron, ¿a qué te refieres con que crees en la Fuerza?
A Poe le sorprendió ser tratado con recelo por quien consideraba un viejo aliado. Tampoco le agradaba demasiado que le siguieran considerando como al joven impetuoso que había sido antes de la Resistencia. Si algo había aprendido desde entonces era a conocer la forma en la que solían actuar las personas religiosas y en cómo podían llegar a anteponer ciertas cosas ante todo lo demás.
—Creo en lo que veo. Y he visto lo que ella es capaz de hacer. Con eso me vale.
—Sin duda resulta más fácil creer en lo que perciben los ojos. En eso, has tenido mucha suerte. Suerte de poder estar tan próximo a alguien como ella —dijo el anciano con un tono condescendiente— Pero te aseguro que sólo has empezado a rascar la superficie de algo mucho más grande. Algo inmenso.
Poe empezó a dudar si no debería haberse mostrado más diplomático y no supo qué decir a aquellas palabras sin empeorar la situación. A pesar de ello, el hombre no pareció querer seguir por aquel camino.
—Entonces, ¿ella no habla sobre los jedi entre la gente de la Resistencia? —preguntó.
Lor San Tekka se volvió llevando en su mano un plato con lo que parecían unas pastas de cereales. Tanto su arrugada piel como sus humildes vestimentas estaban desgastadas por las tormentas de arena y el calor diurno de aquel desolado planeta. Las noches eran frías, sin duda.
Entre lo poco que la oscuridad le había dejado distinguir a Poe de la aldea de Tuanul al aterrizar en Jakku, pudo divisar un pozo de extracción de agua en torno al cual se agrupaban las pequeñas y modestas construcciones y algunos árboles frutales protegidos con mallas de plastiminium junto a evaporadores de humedad. Todo indicaba la existencia de cámaras de cultivo subterráneo, aunque también identificó un rebaño de fantabus en el extremo oriental. Estos últimos debían ser uno de los principales sustentos locales, a vista del abrigo de lana que llevaba encima San Tekka. El hombre llegó a la mesa y descargó el plato sobre ella, luego se sentó tratando de ocultar una mueca de dolor, como si hubiera algo más profundo que las molestias físicas de la vejez. Aunque conservaba la misma figura y el mismo cabello y barba completamente canos, su estado había empeorado visiblemente desde la última vez que le vio.
La pregunta del hombre quedó flotando en la mente de Poe y el tiempo pareció detenerse. Un conjunto de imágenes del pasado que se conectaban unas a otras como una red de recuerdos parecían abordarlo en lo que analizaba el aspecto de su anfitrión.


Habían pasado nueve años desde aquel encuentro en Hosnian Prime. Lor San Tekka había acudido como invitado de la general a las jornadas intergalácticas de la constitución oficial de la Nueva República. En aquellos días el hombre solía lucir una fina túnica hapesiana teñida de un estrafalario tinte que, a ojos de la mayoría de seres, alternaba mágicamente entre el blanco y el negro en función de cómo le incidía la luz. Haces y sombras, luz y oscuridad… «Puede que no dedicara mucho tiempo a elaborar metáforas», pensó Poe en aquella ocasión. Pero a pesar de la elaborada puesta en escena de la que fue provisto de mano de estilistas y consejeros, que algunos senadores interesados en su causa habían puesto a su disposición, el hombre no consiguió encandilar demasiado. Además, como pudo comprobar el círculo más cercano a la general, el hombre no se sentía nada cómodo bajo aquella refinada fachada. San Tekka se había pasado la mayor parte de su vida viajando por todos los rincones de la galaxia, explorando cada pista que pudiera ser de utilidad para su “iglesia”. No era ningún experto en política ni en diplomacia y, en contra de lo que se podría pensar, su talento como orador dejaba mucho que desear. Él era un viajero, un arqueólogo, por lo que los atuendos, el protocolo y los excesos de los niveles superiores del aquel planeta-ciudad del Núcleo Interior le hacían sentirse fuera de lugar. Por si fuera poco, en aquel momento, el gozar del favor de determinadas personalidades relevantes, como el de la general, no le fue de ayuda para recibir nuevos apoyos.
La celebración de aquellas jornadas, cuyo fin principal era la conciliación, comenzaron con la proclamación de Hosnian Prime como nueva capital de la República. Todo ello con previa aprobación por referéndum de los sistemas miembros para su traslado desde Chandrila, la capital republicana en funciones. Se había construido un nuevo edificio para albergar el Nuevo Senado, a imagen y semejanza del Senado Galáctico de Coruscant. Una enorme bóveda circular rodeada por los escaños móviles sobre repulsorpods de cada delegación, a partir de la cual se extendían los despachos, salas de reuniones y demás dependencias de la titánica edificación con forma de seta. Durante varias semanas, dada la magnitud del evento que aspiraba a ser el precedente de una nueva era, este nuevo senado acogió una serie de debates sobre el estado de diversos temas de vital importancia para la inminente transición de gobierno.
De entre los infinitos asuntos que se trataron durante esos días por parte de todas las delegaciones planetarias de los mundos que se habían adherido a la Nueva República, e incluso algunos del Remanente Imperial invitados en calidad de observadores, San Tekka tuvo la responsabilidad de abrir un tema que reabrió viejas heridas: los jedi. Como máximo representante de la llamada Iglesia de la Fuerza, había dedicado su vida a salvaguardar la memoria de los jedi, recopilando toda la información y reliquias posibles de la extinta orden. Aunque siguió sin éxito la pista de algunos supervivientes de la purga del Emperador, fue desde que se revelara públicamente la existencia del último caballero jedi, tras Endor, cuando San Tekka decidió aunar sus esfuerzos para que una nueva generación de jedi tuviera un vínculo activo con el nuevo sistema político. Su intervención en aquellas jornadas fue correspondida con indiferencia y en algunos casos con abierta disconformidad. La delegación de Bothawui lideró un grupo que se posicionó abiertamente en contra, formado en su mayoría por antiguos mundos separatistas. Sólo unos pocos planetas, fundamentalmente poblados por razas longevas, recibieron positivamente la propuesta de Lor San Tekka. Pero no los suficientes. La insistente propaganda del Emperador en su época de oscuridad había funcionado a la perfección y el recuerdo de la Orden Jedi resultaba amargo para gran parte de la galaxia.
Por aquel entonces Poe era uno de los reclutas más jóvenes de la Flota Aeroespacial de la República. La Resistencia aún no se había constituido como tal y la general seguía siendo miembro de excepción del Nuevo Senado. Los esfuerzos y los recursos dedicados a que la buena voluntad de esta Nueva República encauzase las idílicas pretensiones de la antigua, no parecían haber dado sus frutos. Seis años después de la batalla de Endor, la antigua líder de la Alianza Rebelde, Mon Mothma, participó activamente en la elaboración y negociaciones del Concordato Galáctico con los restos imperiales del núcleo, poniendo fin a la Guerra Civil Galáctica. Mothma se convirtió por unanimidad en la primera Canciller de la provisional Nueva República. Una República que comenzó a instituirse muy lentamente. La vorágine y el desconcierto que supuso la reconstrucción de la democracia entre los cientos de sistemas adheridos, junto a la unanimidad en cuanto a una postura antibelicista, fue tendiendo selectivamente a alejar del poder ejecutivo y administrativo a la cúpula de la Antigua Rebelión. El mandato de Mothma se iba agotando mientras que la Nueva República aún se enfrentaba a una lista infinita de tareas sin terminar y asuntos pendientes por tratar.
El verdadero problema llegó cuando los restos imperiales se dividieron. Nadie, al menos desde el sector republicano, sabe a ciencia cierta qué fue lo que agitó la colmena. Tras un aparente velo de estabilidad, los restos imperiales ocultaban un ambiente de elevada crispación entre los altos mandos militares. Resentidos por la rendición y el desmantelamiento del Imperio a manos de agentes burocráticos que empezaban a ver con buenos ojos la colaboración y el libre comercio con la Nueva República, un grupo de militares perpetró un golpe de estado fallido destinado a derrocar a los herederos administrativos de Palpatine en el Palacio Imperial. Se desató una guerra civil en Coruscant que acabó extendiéndose al resto de sistemas del Núcleo durante meses. En medio de la confusión, la Primera Orden se alzó de mano de un misterioso personaje conocido como Snoke. Los herederos de la Armada Imperial se unieron a este nuevo líder y se trasladaron al sector de las Regiones Desconocidas, desestimando postergar un conflicto armado contra los sistemas que seguían considerándose imperiales. Moffs, grandes almirantes y señores de la guerra. Hombres y mujeres que deberían haber sido juzgados y condenados por sus crímenes al finalizar la guerra, y sin embargo, se habían ocultado durante años detrás de sobornos, mentiras, falsas identidades y una proto-República demasiado indulgente; todos ellos pasaron a unirse a una nueva facción de dudosas intenciones y una avivada sed de venganza.


lunes, 31 de julio de 2017

[Reescribiendo El Despertar de la Fuerza] 1: Créditos iniciales y FN-2187

Comienzo mi incursión amateur en el mundo del fan fiction, con una  versión alternativa de El Despertar de la Fuerza. He decidido hacerlo sin haber leído aún las nuevas novelas canon, aunque sí con el apoyo de bastante información oficial que se ha ido confirmando tras el estreno de la película. Sin embargo, fundamentalmente baso estos relatos en mi experiencia con la película, y haciendo uso de una ambigüedad en cuantos a los cánones (el Disney y el antiguo) que considero útil, tratando de ofrecer una versión alternativa más contextualizada y cerrada. En resumidas cuentas, trato de rescatar todos aquellos elementos del antiguo canon de videojuegos, cómics y novelas, sin llegar a crear un conflicto real con el nuevo. Matizo: es una visión personal de este universo.

En esta primera entrada*, me centraré en el arranque del largometraje. Uno de los defectos que maticé en mi reseña de la película, era la ausencia de contexto y empaque dentro del universo Star Wars y la situación de la galaxia, por tanto, he vuelto a redactar los créditos iniciales y a continuación, aunque creo que el personaje no lo necesita, me centro en el punto de vista de Finn, dando pinceladas sobre quién es Phasma y quiénes eran sus compañeros de escuadra. En entradas posteriores abordaré la perspectiva de Lor San Tekka y Poe Dameron, alguna información de refuerzo con respecto a la Iglesia de la Fuerza y los Whills y sobre qué ocurrió con la Nueva Academia Jedi. Ambas corrientes se fusionan con el ataque de las tropas de asalto, la muerte de FN-2003 (no exactamente a manos de Poe) y la puesta en escena de Kylo Ren. Considerando innecesario realizar cambios sustanciales en el siguiente sector de la película (BB-8, fuga de Poe Dameron, encuentro de Finn y Rey y el Halcón), profundizaré más en lo que no se sabe de Hux, Ren y Snoke, para más adelante cambiar por completo el desarrollo de la historia con la aparición de Han Solo y Chewie, Leia y la situación con Maz Kanata. A partir de entonces todo lo he concebido sustancialmente diferente, incluyendo un desenlace (quizás) más contundente.

Puede que nunca llegue a nada de eso, porque, al fin y al cabo, estoy abarcando el escribir la totalidad de una novela y eso requiere una implicación a jornada completa (de la que no dispongo). Esa es la razón de que este “capítulo” esté sobrecargado de información: no creo que pudiera terminarlo entero y completamente desarrollado. Han ido pasando los meses, y estamos casi a las puertas del Episodio VIII y se deja intuir en la información que va fluyendo que mi particular visión de esta nueva trilogía dista bastante de lo que se está haciendo. Con todo, al menos, espero compartir este primer capítulo con el que me he divertido mucho escribiendo, cambiándolo, dándole la vuelta y que, como amateur que soy, seguramente su estructura resulte caótica; pero espero que le pueda gustar a alguien.


(*) Nota: Las siguientes líneas se corresponden con un fan fiction que narra una versión alternativa de Star Wars Episodio VII - El Despertar de la Fuerza, con el único afán de servir como entretenimiento expandido.

Descarga PDF--- Descarga en PDF

----------------------------------------------------------------------


Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana....



STAR WARS


Episodio VII


EL DESPERTAR DE LA FUERZA




Han pasado treinta años desde la Batalla de Endor y la derrota del Emperador. El Imperio se ha ido desintegrando ante el avance de la Alianza Rebelde y la constitución de una NUEVA REPÚBLICA GALÁCTICA que ha instaurado nuevamente la paz.

Sin embargo, una nueva amenaza conocida como la PRIMERA ORDEN, ha surgido de entre los Restos Imperiales con renovadas tropas, aniquilando de forma encubierta a la nueva generación de Jedis instruidos por Luke Skywalker, quien se ha retirado al exilio.

Amenazada y sin la protección de los Caballeros Jedi, la República es testigo del nacimiento de un grupo conocido como la RESISTENCIA liderado por la general Leia Organa, quienes vigilan los pasos de este nuevo enemigo que opera bajo la órdenes del misterioso Líder Supremo Snoke.


Uno de los pilotos más destacados de la Resistencia es enviado en una misión secreta a el planeta Jakku, donde un viejo aliado ha descubierto una pista sobre el paradero de Skywalker, trazando el camino para garantizar la paz y la justicia en la galaxia. Y reestablecer un nuevo equilibrio en la Fuerza...


viernes, 16 de diciembre de 2016

[LOVE] Rogue One: Esto es la guerra

Un año después, parece que he abandonado el presente blog. Sin embargo, tengo el panel lleno de borradores de mi reinterpretación de El Despertar de la Fuerza que no he conseguido rematar para ir publicándolos. Entre tanto, me ha pillado la siguiente película de la saga, el primer spin-off: Rogue One. Toca hablar de ella y no me voy a unir a la sobreexcitación generalizada que se está propagando por las redes.


A veces pienso que a estas alturas soy imposible de satisfacer. Creo que algo murió en mí el día que vi a Luke Skywalker decirle "No" al Emperador, el día que los rohirrim cargaron en los campos de Pelennor, el día que Arya Stark se quedó a las puertas de la fortaleza de Los Gemelos mientras se producía la mayor traición acaecida en Poniente, el día que Skynet tomó conciencia de sí mismo, el día que Kvothe cayó seducido por Felurian... La fábula de la Trifuerza repitiéndose hasta la eternidad en Hyrule. 4 8 15 16 23 42. La reina de los xenomorfos buscando su venganza en la teniente Ripley. Un rayo que cae oportunamente sobre la torre del reloj para accionar el condensador de fluzo. Todos esos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia.

El sentimiento de extrema tristeza y satisfacción al cerrar el último libro de una buena saga es una pesada carga. Un peso que cala hondo... Porque aumenta tus expectativas para con el resto, porque ha destruido un trocito de tí que se asombra y se ilusiona. En ese sentido, Rogue One me ha dado una ración sobresaliente del Universo Star Wars, nos ha proporcionado una historia perfectamente hilada y respetuosa con todos los cánones, multitud de mundos y personajes contextualizados con naturalidad, escenas de acción a raudales, un guión divertido a la vez que contundentemente serio. Puede que Rogue One sea mucho más película que las 4 que han venido antes que ella, desde 1999. Y a pesar de todo ello, no me ha logrado transmitir verdaderas emociones.

Veo por los primeros comentarios que los "haters" del Episodio VII se han palpado todas sus zonas erógenas con Rogue One. He llegado a leer que es lo mejor desde El Imperio Contraataca. Todo el mundo parece opinar que es lo más Star Wars que ha habido casi desde Star Wars. ¿A qué nos queremos referir con eso? ¿Qué es Star Wars? ¿Su universo o su historia? ¿Su galaxia o la epopeya que intencionadamente nos quiso contar George Lucas? Mi opinión es que desde la trilogía original, tras años y años de abrir un universo, que en todos sus productos fue fiel a su identidad y sin fisuras, no se ha conseguido crear una película que guarde el equilibrio necesario entre el espíritu aventurero de la epopeya Skywalker y todo el contexto galáctico que el fan tanto demanda.

Rogue One ofrece todo lo que le falta a El Despertar de la Fuerza, y la solemne cohesión y coherencia entre personajes y contexto que nunca tuvo la trilogía de precuelas. Pero, por contra, hay viceversa y los aciertos de El Despertar de la Fuerza (que los tiene, aunque a algunos les ciegue el odio) no han logrado plasmarse en Rogue One. En parte, su propia naturaleza le niega cierto grado de epicidad; al ser un capítulo autoconclusivo, la narracción y el desarrollo se ve delimitado por sus 133 minutos. Tan acostumbrados estamos, los consumidores de sagas, a esa pequeña semilla que nos dejen para continuar con la siguiente y llegar a un gran final apoteósico, que puede dejarnos a medias a la hora de implicarnos con la historia que nos cuentan. Por otro lado, al margen de cameos, puede que la ausencia de los grandes personajes en la trama pueda incomodar a algunos.

El caso, es que a pesar de sus grandes aciertos, que comentaré hacia al final de mi reseña, empezaré como hago siempre con los grandes puntos negativos, al igual que hiciera con el Episodio VII. En honor a la verdad, la lista no será tan grande, ya que los fallos de trama o canónicos son muy reducidos.


lunes, 18 de enero de 2016

[LOVE] Reescribiendo El Despertar de la Fuerza

Un mes después, voy a romper el hielo. No quisiera que ningún despechado perdiera el tiempo, así que doy la oportunidad de dejar de leer a partir de las siguientes palabras: Me ha gustado Star Wars - Episodio VII: El Despertar de la Fuerza. De hecho hacía tiempo que no me pasaba, pero la he vuelto a ver una segunda vez y me ha gustado aún más. Disfruté como un enano el día del estreno y me levanté de la butaca compartiendo miradas de complicidad entre los que abandonábamos la sala, miradas que me hacían suponer que sí, esta vez sí. Se había conseguido devolver ese nosequé que estimula nosecuanto. Se había reestablecido el equilibrio en la Fuerza. Esta vez habría consenso entre los fans: esta es buena.


En ese momento de exacerbada exaltación de sentimientos encontrados, fui incapaz de ver lo equivocado que estaba. En mi retiro de reflexión el primer fin de semana, detecté las carencias que arrastraba la nueva epopeya galáctica. Tan obnubilado estuve por lo bien que funcionaban las nuevas caras, que no presté atención a esas debilidades que podrían derrumbar esta nueva etapa Disney de la galaxia de galaxias. El lunes después del gran estreno del año, empecé a leer y escuchar las impresiones de los grandes bastiones de la opinión en materia del universo Star Wars, y se confirmaba que no todo el monte es orégano, ni va a Mahoma. Había dos sectores enfrentados.

Fue duro descubrir que varias fuentes especializadas en cine, cultura y concretamente en la saga de Star Wars, atentaban directamente contra mi persona por el hecho de haber disfrutado y valorado positivamente la película. Me convertí en una víctima del público generalista, un fan de medio pelo, un falso fan, una persona que no tiene ni idea de cine, un borrego, un bobo, un ignorante de lo que realmente significa Star Wars y uno más de la masa inculta que consume cine palomitero sin ningún criterio. Un traidor, en resumidas cuentas.

¿Tan ciego había estado? ¿No pude ver los defectos afincados en la espina dorsal del taquillazo del año? ¿O quizás los vi pero no me importaron? Toda la información objetiva de que disponía, me llevaban a una única conclusión: la película debería haberme decepcionado soberanamente. Entonces... ¿por qué sonreí con cara de imbécil con cada fotograma? ¿Por qué tengo constantes ganas de volver a verla (y ya van tres)? ¿Por qué escucho en bucle la banda sonora, recreando los grandes momentos e imaginando el devenir de los personajes en las próximas entregas?

Sencillamente porque me ha gustado. Porque me he vuelto a zambullir en este universo, al que tantas horas he dedicado, y de nuevo a través de la gran pantalla. Porque he vuelto a creer en unos personajes y en sus historias, gracias seguramente a acudir a la sala sin expectativas predeterminadas, ni ideas preconcebidas. Y sobre todo, porque creo que es una película con muchas menos pretensiones que sus predecesoras de los 2000, y aunque muchos opinen lo contrario, creo que ese factor es muy positivo para la saga.

Y, sin embargo, el análisis frío de un humilde conocedor de la galaxia, me lleva a afrontar con solemnidad los que, hay que llamar, "atajos" (a menudo ridículos) del guión, fruto seguramente de la improvisación por una desmedida presión de Disney para entregar la película en el tiempo fijado para romper todos los records posibles de recaudación. Puede que nunca sepamos hasta qué punto Abrams y Kasdan son responsables de estas molestas inconsistencias o si, por el contrario, tuvieron que tragar con decisiones corporativas impuestas para que el producto resultara atractivo al abanico total de la audiencia. El caso es que, aunque me ilusiona la evolución de esta nueva historia y cómo puede desarrollarse en las próximas películas, todas estas puntualizaciones que expongo podrían suponer las bases de aquellos que argumentan que Disney ha cometido (y va a cometer) una posible destrucción de la saga.